¿QUIÉN ARRUGÓ ESTE PAPEL?

¿Quién arrugó este papel?

“El señor presidente del Centro Comercial de Rocha está embarcado en una acción política partidaria. No veo que sus declaraciones públicas, muchas veces insultantes, estén avaladas por la institución que preside. Sería muy bueno que el Centro Comercial, con quien la intendencia tiene una excelente relación institucional, aclare si lo que dice su presidente lo representa”.
 “Hay quienes critican al gobierno departamental con la lógica de la hoja arrugada. Tome un papel, arrúguelo, después, alíselo, plánchelo. Siempre quedarán arrugas. Se hacen muchas veces planteos irresponsables con esa finalidad...que queden arrugas en la credibilidad y dudas en la honestidad del gobierno departamental del Frente Amplio”.
Aníbal Pereyra- Intendente de Rocha

El Intendente afirma que estoy embarcado en una acción política partidaria: sí, soy del partido del trabajo, del comercio, de la industria, defiendo al partido que produce, que se levanta temprano y que lucha por el futuro de nuestro departamento. No defiendo grupos comiteriles, no utilizo el espacio público para favorecer amigos ideológicos, no uso el escudo de la estructura que pagamos todos para beneficiar a mi grupito…
Yo represento, señor Intendente, junto a la Directiva, a los asociados a una institución que nos eligió por unanimidad. Ninguna de las acciones que emprendo ni de las expresiones que realizo las hago por cuenta propia, a no ser que lo aclare debidamente.
Usted, señor Intendente, fue votado por algo más de 11 mil personas, cuando en Rocha vivimos más de 70 mil habitantes. Es decir: solo uno de cada siete lo eligieron. Usted no fue tampoco el candidato más votado y es, además, uno de los Intendentes de Rocha con menos votos desde que volvió la democracia… Sin embargo, señor Intendente, yo no cuestiono su cargo, cuestiono su accionar. ¿Cuántos vecinos están de acuerdo con sus modos insultantes? ¿Cuántos adhieren a los contantes atropellos a la ley, a la subestimación y desprecio de las normativas? ¿Cuántos aplauden el amiguismo reinante?
Usted, señor Intendente, pierde legitimidad cuando realiza acciones que están fuera de la ley. Pierde legitimidad cuando destrata a quienes piensan distinto, creyendo que a los gritos amedrenta o genera miedo. Puede ser que algunos le teman, cierto, pero usted bien sabe que no es mi caso… Y como tiene claro, también, que esta institución no va a dudar en enfrentarse con quien haga falta y en el ámbito que sea necesario para defender los derechos que consideremos lesionados.
El camping de La Aguada es un espacio público, es de TODOS los rochenses, no es un ámbito suyo, usted no es dueño de ese lugar y no puede decidir, como lo haría un patrón de estancia con el destino de cada corral: hay leyes, hay normativas que limitan el derecho de cada uno para asegurar el de los demás. Por eso le reitero lo que dije en el programa que ocasionó su violenta y despreciable irrupción: La cesión del Camping de la Aguada al PIT CNT es como un regalo.
Diariamente vemos cómo los atropellos institucionales en otros países de nuestra región han derivado en escenas dramáticas y vergonzantes: la corrupción en Argentina de la última década es un caso, el desgobierno y el escándalo que sufre Venezuela es otro. Despreciar las leyes y confundir lo público con lo propio, señor Intendente, termina, siempre, perjudicando al pueblo.
¿Se molesta porque lo califican de patotero? No se moleste, ni levante la voz: analice su conducta y encontrará la respuesta.
No es cierto que usted haya alisado un papel que estaba arrugado y que muchos vean las arrugas y no el papel liso. Usted recibió un estado sólido, cuya recuperación encabezó un Intendente que es muy querido aún por la sociedad de Rocha. La verdad es que usted recibió un papel alisado y está haciendo todo lo posible por arrugarlo... Ojalá que algún momento de repentina lucidez mental, o que los mecanismos que posee la democracia le impidan destruirlo por completo… lo deseo por el bien de todos y por el futuro de nuestra comunidad.

                                                             Martín Rodríguez Croucciere
                                                                                      Presidente